Page 15 - 2 BK SP MKT Globaleyes Edition 10 July 2013_Spanish

Basic HTML Version

Para agosto de este año, Bradken
habrá entregado 480 vagones a Rio
Tinto con una capacidad mucho
mayor.
A comienzos del 2011, Rio Tinto le
pidió a Bradken que desarrollara un
nuevo vagón de metal de hierro de
baja masa y alta capacidad. El plan
de Rio Tinto era incrementar la carga
por eje de sus trenes, de 36 t a 40 t,
un vagón con uno peso bruto de
160 t. Esto equivale a un incremento
de la carga útil de 13 %.
Para lograr esto, se proporcionaron
unas instrucciones sobre cómo
incrementar la capacidad volumétrica
del vagón existente en 5 metros
cúbicos sin sobrepasar la masa tara
de 20,8 t, una reducción de 200 kg
con respecto al vagón existente de
Bradken.
La primera fase del proyecto se
enfocó en el diseño de un vagón
optimizado para la reducción de
masas. Todos los tamaños de panel,
las formas de panel, los tipos de
unión y las ubicaciones de las
uniones fueron evaluados para
determinar la condición ideal. Fue un
ejercicio de diseño en "limpio" con
literalmente miles de repeticiones de
diseño evaluados con el software
ANSYS FEA. Este laborioso proceso
se aceleró al comprar una
computadora de alta velocidad y
licencias de software que
permitieron que estas computadoras
operen a su máximo potencial.
Con la nueva computadora y el nuevo
software, el tiempo promedio para
resolver un problema se redujo en un
75 % por diseño. Hacia el final de la
fase, una de las masas del vagón se
había reducido en casi 1 tonelada,
casi 800 kg menos que lo que se
esperaba originalmente.
Al finalizar el 2011, Rio Tinto
construyó 4 vagones prototipo y los
sometió a pruebas operacionales.
Se evaluó el desempeño de
conducción, la interfaz de los puertos
de las minas y la infraestructura de
las orugas así como la facilidad para
su mantenimiento y capacidad
funcional. Las lecciones aprendidas
en la fase uno se registraron para las
actividades de prueba operacional
y de fabricación. Las lecciones
aprendidas formaron la base para la
fase dos del proyecto: preparación
para la producción en masa.
La fase dos del proceso de diseño
se enfocó básicamente en la
reducción de costos y en el
mejoramiento de la facilidad de
fabricación. Se estableció un equipo
conjunto del personal de ingeniería
de Xuzhou y Newcastle para
asegurar que se siguiera un enfoque
integrado. Con el uso de los
principios del “diseño ajustado”, el
equipo revisó cada fase y proceso
del componente y montaje e
identificó el costo del producto final.
A lo largo de este proceso, la
soldadura requerida se redujo en
25 % con respecto al diseño de la
fase uno y el costo de los materiales
en 13 % en lo que respecta a la
estructura del vagón.
La fase 2 consistió en pruebas de
producción en diciembre del 2012,
fecha en que se fabricaron dos
vagones que sirvieron de prueba
para el cliente. Las pruebas fueron
todo un éxito y Bradken logró
concretar un pedido de 480 vagones.
Pedido masivo para un
vagón notablemente
mejorado
Innovación, creatividad y algunas
nuevas herramientas informáticas
fueron las claves para que Bradken
pudiera desarrollar y producir
masivamente vagones de mineral de
hierro para Rio Tinto
®
.
Vagón de la serie RTIO B – Prototipo
globaleyes/edición 10
15
historia del producto